Should I stay or should I go

 

Te acordaste de mi cumpleaños y provocaste que te echara de menos. You have a new message. Feliz cumple, Vio. Me llamaste Vio, porque para ti nunca fui y sigo sin ser Violeta. Intenté recordar cuándo había sido la última vez que me habías llamado Violeta. Fue la vez que me dijiste que no, que puerta, que no había nada que pudiera hacer para que todo volviera a ser como antes. ¿Nada? No, nada. Nada significa nada. Provocaste que te echara de menos, de no ser porque te echo de menos todos los días. Echo de menos que nuestras decisiones sean cuáles serán las nuevas series que veremos juntas o qué helado de Ben & Jerrys toca, si nos hemos cansado ya del Vanilla Cookies o todavía nos entra una cucharada más. Echo de menos ver las películas de siempre una y otra vez, y una y otra vez tras desechar una veintena de estrenos que ni nos van, ni nos vienen. Echo de menos que llames a mi puerta para proponerme cualquier absurdez que nos hará felices, y olvidarnos de todas las veces que nos han roto el corazón. Echo de menos que nos rompan el corazón como nos lo rompían entonces, cuando mirábamos a izquierda y derecha y enseguida encontrábamos a alguien nuevo en quien depositar nuestra devoción. Echo de menos que me repitas, como me repetiste siempre, que no hay nada malo conmigo (salvo sí, Vio, que te faltan tetas, pero nada más) y que abronques a los chicos que me tratan mal llamándoles cobardes. Ya no estás para agarrar a nadie de la solapa y decirle entra ahí ahora mismo y termina lo que viniste a hacer, cobarde. Ahora vamos cada una por su lado y se acumulan las conversaciones que nunca hemos tenido, los discos que hemos escuchado a solas, las películas que no hemos visto juntas. Y se seguirán acumulando, junto a los cobardes que no entran en mi habitación a terminar lo que habían empezado.

Y yo seguiré echando de menos que la decisión más compleja que tengamos que tomar sea ir a clase o no, gastarnos treinta euros en cenar o no, pasarnos la tarde haciendo listas o no, vaguear juntas o gritándonos a cada rato desde la habitación contigua. Ahora tengo que decidir entre irme a vivir a Iraq o quedarme en Bélgica, con todo el daño que me hace Bélgica, con lo poco que realmente me motiva Iraq. Provocas que te eche de menos, pero porque si tuviera que decidir algo hoy, esta tarde, decidiría tener una tarde más de leche y leche, tirarnos en la cama con un ordenador, pelearnos por el mando de la música y el control del Repeat y del Random, salir y ver una película, y volver contándote teorías locas sobre personajes inanimados a los que nunca nos pareceremos. Nada de eso se va a dar, y no vas a estar para ayudarme a decidir si debo irme o debo quedarme. Te acordaste de mi cumpleaños. Ya nadie se acuerda de mi cumpleaños.

 

 

 

 

Should I stay or should I go now?
If I go there will be trouble
and if I stay it will be double.

 

 

 

 

 

Un comentario en “Should I stay or should I go

  1. Precioso. Me inspiras! me hace feliz acordarme de tu blog, entrar y encontrarme una nueva entrada siempre inspiradora… Hay sitios mejores que Iraq, pero te deseo lo mejor si al final decides irte, al fin y al cabo nunca se sabe por qué se presentan ciertas oportunidades en ciertos momentos…
    XX

    Me gusta

¿Algo que añadir? Apuesto a que sí. Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s