Desastre(s)

 

La sucesión es la siguiente: conoces a alguien, si el sexo es mínimamente decente comienza el desastre (*), primero te gusta mucho, más tarde quizá te enamoras; algo sale mal, algo siempre sale mal, te cansas, se cansa, no es lo suficientemente inteligente, eres demasiado compleja – y complicada -, cuando ambas opciones no son mutuamente excluyentes; te desenamoras, y empieza el dolor, el dolor más egoísta del mundo, el del tiempo perdido, el del tiempo echado a perder. Sabes que estarás bien, que conocerás a alguien, sabes que añorar imposibles sólo lleva a la más infructuosa de las melancolías. Conoces a alguien y, si el sexo es mínimamente decente, echas una vez más la vista atrás y dices, piensas, respiras: pero por qué.

Y vuelta a empezar. Una y otra vez.

En serio, es ya un ruego.

Que alguien procure convencernos de que esto no es una absoluta y soberana mierda.

 

 

 

 

(*) La Costa Brava – Desastre
Somos máquinas que no entendemos,
que se enamoran cada cierto tiempo.

 

 

 

 

 

11193146_967672673245174_966683999_n

 

 

 

 

 

 

¿Algo que añadir? Apuesto a que sí. Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s