Bruselas

 

He vivido contigo casi tres años y, en todo este tiempo, apenas he hablado de ti.

Sé que no hemos sido las mejores compañeras de viaje. Sé que en algún punto de nuestra relación dejé de agradecerte lo que has hecho por mí. Sé que olvidé que me curaste en tiempo récord. Sé que obvié que tú, y no otra ciudad, otorgó algo de sentido a mi vida profesional. Sé que me empeñé en que, contigo, jamás podré ser feliz. Pero reconócelo, somos una imposibilidad. Lo que tenías que darme ya lo cogí. Lo que tenía que ofrecerte se transformó en la más originaria pereza. La apatía, la desgana, el desconcierto. El qué hacer contigo, cuando parece que hace mucho que tú ya no haces nada por mí.

Tengo que darte otra oportunidad aunque no la merezcas. Aunque yo no la quiera, aunque tú no la quieras. Y lo sé: o terminarás por destrozarme o me harás tan, tan fuerte, que conseguiré dejarte sin mirar atrás. Podré huir sin necesitar una excusa. Escaparé de ti sin necesidad de dramas, de dificultades, de glorias. Y mamá no podrá volver a decirme que sólo abandono los sitios cuando me han roto el corazón.

De hecho, a partir de ahora y para protegerme de ti, dejaré de tener corazón.

 

Tranvía. Tramonto.

Tranvía. Tramonto.

 

Ahora me toca adularte. Decirte por qué te quiero, a pesar de todo lo que me has hecho odiarte. Intentar entrever por qué sigo contigo, a pesar de ti y de mí. Eres mala. Eres malvada. Me bajas el cielo y me lo quitas. Lo has hecho siempre. Cuando llegué a ti me diste a Blanca y me la quitaste. Me diste al grupo de amigos que siempre quise tener y me lo quitaste. Siguen ahí, sí, pero te los llevaste. Me llevaste a la motivación más real que he conocido en forma de oficina; y la cerraste. Más tarde me dejaste traerla a ella, a Paula, a mi persona. Ahora te la llevas. No me dejas aferrarme a nada. No me ofreces nada que me guste de verdad. Y empero pretendes que te quiera, como se pretende siempre aquello que no existe: la atracción por tu parte, el amor por la mía.

Y ahora tengo que decirte qué es lo que me gusta de ti, y me cuesta pensar. Me bloqueas, no me dejas. Me cansas, como todo me ha cansado siempre. Me pierdes, como todo me ha perdido siempre.

Pero lo intentaré, una vez más.

Me gusta que mentiría si te dijera que no me has hecho (son)reír.

 

We Used To Wait.

We Used To Wait.

 

Me gusta que tus calles estén siempre tan vacías, o siempre tan llenas de personalidades tan desangeladas, que puedo cantar por la calle, y bailar para mí, y todo sin que ninguna presencia real me altere. Me gusta caminarte. Si algo me ha gustado siempre de ti, es caminarte. Me gustan los sábados en los que despierto y, al salir de la cama, me recibe toda la luz de mi apartamento. Me gusta la independencia que me das, porque no me ha dado tanta ningún otro lugar. Me gusta que tengas dos aeropuertos, que mi familia (mis amigos) esté a dos horas de distancia. Me gusta que, aunque poco aventurera, me hayas dado anécdotas; que algún día pueda contar qué es el sello Couronne 130, qué canté en aquel karaoke, cómo conseguimos ser las únicas que nunca cayeron del kayak. Me gusta que, durante un tiempo, hiciste que sintiera verdadera ilusión al montarme en un tranvía. Me gusta que, gracias a ti, he hecho realidad sueños. Sueños con nombres y apellidos. Bruce Springsteen, Daniel Barenboim y, mañana, Ennio Morricone. Y más aún. Me gusta que puedo contar nuestra historia en función de buenas y malas temporadas, conmigo siempre quejándome, siempre, y sin embargo aquí, y sin embargo contigo. Plantéate por qué. Ayúdame a plantearme por qué. ¿Me deparas algo? ¿Tienes algo en la recámara para mí? ¿Me estás poniendo a prueba? ¿Haces esto con todos los demás o es sólo conmigo? ¿O soy simplemente yo, yo haciéndome daño a través tuya, yo echándote la culpa de acontecimientos que nada tienen que ver contigo?

Ahora tengo que calentarme en todo el frío que provocas.

 

Y tu arte.

Y tu arte.

 

Tengo que sobrevivir en todo el frío que provoco.

 

 

 

 

 

 

Un pensamiento en “Bruselas

¿Algo que añadir? Apuesto a que sí. Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s