A closer look…

…on me.

 

But from other points of view.

 

Blanca

No me acordaba de la fecha [24 de junio de 2012] pero sí recuerdo el momento en que llegué a la parada [de autobús] y me encontré con una chica seria que, desprovista de paraguas – y ser este acontecimiento un drama, se escondía de la lluvia en la marquesina. También recuerdo cómo fue evolucionando la impresión que tenía de ti, a la vez que te he ido queriendo más y más. ¿La primera impresión? Una niña mona pija perdida en Bruselas – las blazers son lo que tiene, y algo seca. Tranquila, las primeras impresiones para bien o para mal son eso, primeras impresiones que tras unos minutos con la persona en cuestión cambian o se reafirman. En tu caso fue para bien. Y cómo cambiaron, pues seguiste perdida, callada, y tímida – pero curiosa. ¿A continuación? Agradable, agradecida, curiosa – pero seguías perdida. Y creo que perdida puedo dejar de nombrarlo porque aún sigues perdida. ¿Luego? Agradecida, tímida, necesitada – de algo, amor, cariño, estabilidad – no sé, de algo. Guapa,  interesante. ¿Y luego? Muy interesante, muy inteligente, con unos ojos sorprendentes, humilde, curiosa. Posteriomente, descubrí que además eras la más pizpireta, ruiseña, saltarina y graciosa. Mi pequeño saltamontes: el día que te encuentres serás asquerosamente envidiable.

 

Candela

Ella me cuida. Bueno, me cuida a su manera. Ella no te prepara una manzanilla cuando te encuentras mal, ella te pone música para que cantes a pleno pulmón. Ella te culturiza cuando Wikipedia no puede hacerlo, porque sólo ella sabe ciertas cosas. Ella te aconseja mientras tú escuchas tranquilamente, sin interrumpir su discurso, tan educado y lleno de palabras desconocidas que necesito memorizar al instante para luego buscarlas en la RAE. Y aunque el consejo sea el más descabellado del mundo, tú siempre lo cumplirás. Ella debate y te informa. Te cuestiona preguntas que tú nunca te harías. Es como tu conciencia. Una conciencia que sólo llama cuando se aburre o cuando te visita por el fin de semana. Una conciencia que vive en Madrid [ahora Bruselas]. Ella te regala cosas chulas, y luego tú le das por su cumpleaños una mierda de regalo que desprecia. Porque es muy difícil encontrar algo que le guste. Muy difícil.

Ella es versátil, locuaz y políglota. Y desordenada, muy desordenada. Decidida e insegura al mismo tiempo. Soñadora y con los pies muy bien puestos en el suelo. Sé que está muy cuerda y loca al mismo tiempo. Divertida y borde. Cariñosa y arisca.

Ella es así. Una pura contradicción. Creo que en unos excasos cinco minutos hablando con ella te darías cuenta. Si fueras por Madrid, te toparas con ella y no supieras dónde está Cibeles, primero -muy cortésmente- te lo indicaría diciéndote derecha donde es izquierda e izquierda donde es derecha. Porque se lía. Y segundo, terminada la conversación, te diría que te compraras una guía de Madrid, porque estar en la capital y no saber por dónde vas es de tontos. Y eso no lo hacen las personas normales, sólo las diferentes.

Tan comprensiva e intolerante al mismo tiempo.

 

 

 

 

Tan independiente y tan necesitada al mismo tiempo.

¿Algo que añadir? Apuesto a que sí. Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s