Top #5: “Adiciones” (encuentra la palabra oculta)

 

No, esta tampoco es la entrada que quería escribir…

Pero andaba yo en la oficina (re)pensando en la prometedora 23ª Edición del Diccionario de la (Grande y Libre) Real Academia de la Lengua Española y se me ocurrió ordenar mis adiciones favoritas. Las joyas literarias a veces han de verse aplazadas para (vana)gloria del humor absurdo.

Me he permitido asimismo hacer una búsqueda comparativa en Google Imágenes para ver qué entienden los internautas (ups, palabra que aún no está en el diccionario) y nuestro gran amigo Google por cada uno de los términos. Empecemos:

 

#1. Cultureta.

1. f. despect. coloq. Actividad cultural que no alcanza un nivel aceptable.

2. com. despect. coloq. Persona pretendidamente culta. U. t. c. adj.

Bravo. Chapó. Con esta magnificencia se cubrieron de gloria y todos quisimos hacerle la ola a la Real Academia, además de un café con la mente brillante que escogió el mejor adverbio posible (“pretendidamente“… tomad hostiazo en la cara) y reflejó -por vez primera, fielmente- el uso del castellano entre la población. Un catacrocker de primera categoría. Consiguió que, con sólo tres palabras, todos pensáramos en alguien conocido.

 

#2. Rojillo.

1. adj. coloq. De tendencias políticas más bien izquierdistas.

O el Ataque del Desprecio de la Academia, versión 2.0. Si no teníamos bastante con “pretendidamente”, segundas partes a veces fueron buenas y nos vuelven a sorprender con “más bien”. Les faltaba poner una nota al pie que dijera “en fin, estos jóvenes de hoy en día que, ya sabéis, están más perdidos que Marco el día de la madre”.

Y sí, si fuera seguidora del Osasuna, me quejaría formalmente a la Academia. Y les mandaría esta foto de Homer como prueba.

 

#3. Sentimentaloide.

1. adj. despect. Que tiende a la emoción superficial y fácil.

O de cómo concatenar vaguezas. El Ataque del Desprecio III. De “pretendidamente” a “más bien” y de ahí a “tender a”. Guau. Saben hacer uso de los sinónimos estos señores. Se nota que algunos de ellos se dedican a escribir libros y procuran no caer en aquellos que nos repetían siempre en el colegio, cuando parecía que repetir la misma palabra en menos de tres líneas era una invocación a Satanás.

Reconozcámoslo. Se lo han currado.

 

#4. Meloncete.

1. m. irón. Muchacho poco avispado.

Es aquí cuando ya se deberían haber quedado ojipláticos.

“Poco”. ¿Cuánto es “poco”? ¿Lo de irónico va por la palabra en sí o por la definición en sí misma? ¿Por ambas, quizá? No digo yo que deban establecer medidas sobre el avispamiento juvenil de manera categórica, también difamaría sobre una definición al estilo de “muchacho avispado solamente -el adverbio… el adverbio es fundamental ahora- en un 33%”. ¿Pero “poco”?

 

#5. Festivalero.

1. adj. Perteneciente o relativo al festival (‖ conjunto de representaciones). Los jóvenes directores de cine tienen objetivos festivaleros.

2. adj. Dicho de una persona: Que asiste a un festival o participa en él. U. m. c. s.

3. adj. Dicho de una producción musical o cinematográfica: Ligera, hecha con intención de agradar al gran público. Una canción muy festivalera. U. m. en sent. peyor.

Atención a la 3, que es la colosal. “Usada más en sentido peyorativo”. Toma castaña. Con esta ya acabaron ahorrándose millones de visitas al psicoanalista. A esto se le llama descargar la ira contenida. Lo que vimos en Seven son tonterías de renacuajo.

 

¿Aún no lo ven claro? ¿Qué sale de la coctelera si mezclamos estas cinco palabras? ¿Qué nos ha querido decir, entre líneas, la Academia?

Desde aquí, lo vemos transparente. La definición “oculta”, para la que han necesitado incluir todos estos términos y que verá la luz en la 24º Edición es… ¡MODERNO!

Moderno.

6. com. despect. coloq. Persona pretendidamente cultureta y festivalera, de tendencias políticas más bien rojilla, que tiende a la emoción sentimentaloide y bastante meloncete.

A las pruebas me remito:

 

A mí me parece más que correcto. Estos señores han decidido quitarse la careta y empezar a mearse en la cara de la gente. Se acabaron las definiciones arcaicas tipo “acción y efecto de” o todas las “dícese de…”. Seguro que gran parte de culpa la tiene Pérez-Reverte. Me imagino al tipo dando un zapatazo y clamando “cállense coño, vamos a dejarnos de gilipolleces; nada de volver a hacer definiciones taxativas, que si vivimos tiempos de indecisión donde los maricones se pueden casar y puede haber bautizos por lo civil, nosotros nos podemos permitir ser vagos y sumergirnos en el lenguaje de lo etéreo” (que él, aunque rudo, siempre quiere acabar sonando mínimamente poético).

Pero está claro. Desde luego no creo que vayamos a echar de menos esas fórmulas del siglo de Oro. Asistimos ahora a la crónica de la muerte anunciada del hipérbaton, porque es mejor darle frescura a nuestra lengua y adoptar otras más juveniles y descuidadas. ¡Abracemos el adverbio! De hecho, hemos llegado a la conclusión de que, por extensión, el sufijo “-eta/-ete” ha de acordar siempre “persona pretendidamente”. Así, emplazamos a la Academia a introducir, en la 24º Edición, términos como “sociata”, i.e. persona pretendidamente socialista, o “graciosete”, i.e. persona pretendidamente graciosa.

Porque nosotros también lo valemos.

(Este post es producto de horas de risas y búsqueda ingente, y en gran medida se debe al inestimable intelecto y sentido del humor de mi compañero de trabajo -y ahora, también editor-. También ha colaborado un sociata de pro que en ocasiones acierta a ser graciosete.)

2 comentarios en “Top #5: “Adiciones” (encuentra la palabra oculta)

¿Algo que añadir? Apuesto a que sí. Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s